domingo, 2 de septiembre de 2007

Achtung y'all!... I'm ready for what's next!



Un disco que pateó el tablero a principios de los noventa y nos dio una nueva y tal vez desconcertante faceta de una de las mejores bandas de los últimos años: U2

Achtung Baby! se publicó en noviembre de 1991 trayendo consigo desde la portada una total cambio de concepto sobre la banda irlandesa hacia el melómano promedio. Podemos observar una gran colección de fotos, la gran mayoría color no solo en dicha portada, sino a lo largo del booklet. Muchas de esas fotos presentan a los miembros de la banda en actitudes distendidas y sonrientes. Esto daba al traste con la imagen de U2 en los ochentas de banda austera: fotos escasas y en blanco y negro; rostros serios, pensativos y hasta amargos. Oyendo el disco se puede advertir que dicha nueva actitud no es mas que una ironía.

Achtung Baby! se presenta musicalemente como una revolución, tras la controversia generada por el excesivo sonido americano de su predecesor: Rattle and Hum (1988), los U2 intentan dar vuelta a la página buscando un sonido europeo y para aquello se internaron en los estudios "Hansa" de Berlín. Aquellas sesiones casi acaban con la misma agrupación, pero fueron necesarias para poder procesar el sonido con el que U2 trabajaría en los noventa: el buen pop y el abuso tecnológico.

Sobre la tecnología, hay que decir que para aquellos años, U2 era ya una banda consagrada y considerada del "mainstream", dinero y gente que les quiera ayudar no les faltaban. Así que los irlandeses empezaron a sobrecargar su música con las bondades que se les ofrecían en los estudios: samplers, loops y guitarras particularmente distorsionadas es lo que ofrece Achtung Baby!, sonidos que para quienes son seguidores de U2 desde los ochenta eran extraños y hasta inadmisibles.

Si hablamos de canciones que en ese aspecto rompieron con los esquemas de U2, podemos citar a Zoo Station, Even Better Than The Real Thing, The Fly o Mysterious Ways; canciones que lejos de quedarse en una misma fórmula, intentaron dar un aire rejuvenecido a U2 y buscarle nuevos adeptos. Canciones con ritmos contagiosos (hasta bailables se podrían decir), con poderosas guitarras distorsionadas y con perfecto manejo del ritmo.

Por ahí pueden decir que este es el álbum de "too many love songs", muchas de las canciones del mismo son conmovedoras historias de amor compuestas de una forma desgarradora a veces. Ejemplos: One, Who's Gonna Ride Your Wild Horses?, So Cruel o Love Is Blindness. Son esto también se demostraba que el espíritu sensible de U2 no había muerto.

En cuanto a la temática, este álbum muestra un alma en crisis, historias de amor en las que la duda y el sinsabor son los principales ingredientes, al menso eso se puede advertir en canciones como So Cruel, Love Is Blindness y sobre todo la emblemática One. Aunque también existen algunas esperanzadoras como la dulce Ultraviolet.

Pero Achtung Baby también es controversia lírica, ya que se aborda temáticas como la última cena y la relación de Jesús con Judas de forma implícita en Until The End Of The World, otra controversia religiosa es tratar al Espíritu Santo como femenino en Mysterious Ways y también la crítica hacia el mundo del jet-set y las relaciones humanas en The Fly o Acrobat.

Achtung Baby! es una apuesta atrevida de U2, puesto que, a pesar de una fama y prestigio ya ganados en los ochenta, ellos prefirieron reinverntarse y dar otra feceta de ellos al mundo. Una valiente y acertada decisión que ellos supieron sentenciar en el primer track del disco (Zoo Station): I'm ready for what's next!

Canciones de Achtung Baby!:

  • Zoo Station
  • Even Better Than The Real Thing
  • One
  • Until The End Of The World
  • Who's Gonna Ride Your Wild Horses?
  • So Cruel
  • The Fly
  • Mysterious Ways
  • Tryin' To Threw Your Arms Around The World
  • Ultraviolet (Light My Way)
  • Acrobat
  • Love Is Blindness

1 comentario:

Véro dijo...

Achtung Baby la verdad empezó una revolución no solo en los miembros de U2, sin también en sus fanáticos. La verdad es que por eso me gusta tanto esta agrupación, son como la vida, en constante cambio, con sinsabores, agridulces, sensualidad, amor, muerte, fé, falta de fé, conflictos internos, etc.
Y así, hasta ahora, la evolución sigue. Pobres aquellos que se queden atrás. Yo diría que su motor es su increíble poder de la adaptación, condición que solo se encuentra en las bandas legendarias.