jueves, 26 de julio de 2007

Excesos en cambio de década


En la cúspide del éxito comercial y creativo y en un cambio de década (o sea 1990) que

sería decisivo para muchos de los "héroes ochenteros", llega a las tiendas el álbum X de una de las mejores bandas australianas (y del mundo) de pop-rock: INXS.


Y es que a finales de los ochenta, INXS se había en la metrópoli (EE.UU.) con su sonido peculiar y sexualmente provocativo. Las melodías bailables y pegajosas eran (y de hecho siguen siendo) el sello de estos australianos. Sin embargo, el éxito y la madurez cronológica suelen ser decisivas para la discografía de las buenas bandas, en el caso de INXS no fue la excepción y con este álbum iniciaron una serie de evoluciones en su sonido (lastimosamente sin el suceso comercial que hubieran querido en sus discos posteriores).


X ofrece melodías pop bastante dulces, combinadas lógicamente con el fervor sexual de su antecesor: Kick. Tal vez se podría decir que en algunos casos son bastante más cursis. Está como gran ejemplo "Disappear", una oda acaramelada al amor de tu vida, pero con la suficiente ( y yo creo que demasiada) emoción para evitar infundar sentimientos prefabricados, aunque es verdad que tiene los tintes de amor adolescente. Los coros de "Disappear" son particularmente arrulladores y cuadno pasa hacia el fuerte beat de las guitarras y batería, generan un clímax en el oyente.


Pero existen partes en las que X se torna sobrio, las canciones banderas de esto podrían ser "By My Side" y "The Stairs". En el caso de la primera, bien podría servir como música de fondo para un poema de los autores más reconocidos de dicho género. La segunda contiene la clásica sucesión de acordes "épicos" (en cuartas) que junto a la instrumentación más bien pausada, hacen de esta canción, más bien motivadora. En ambas el teclado es el instrumento fundamental.


Pero también está el INXS de siempre, el hit más exitoso de este disco "Suicide Blonde" es himno a las "femme fatale" y por consecuencia lógica está el desborde de erotismo (favorece a esto el timbre casi nasal de Michael Hutchence), así como otra brillante melodía pop como "Bitter Tears" donde una vez más el teclado de Andrew Farriss (el cerebro y compositor de la banda) se luce. Siempre es bueno destacar el trabajo de Andrew, pues la armonía entre guitarras, teclados e instrumentos extra hacen que INXS suene poderosamente pop.


Canciones de "X":



  • Suicide Blonde

  • Disappear

  • The Stairs

  • Faith in Each Other

  • By My Side

  • Lately

  • Who Pays The Price

  • Know the Difference

  • Bitter Tears

  • On My Way

  • Hear That Sound

1 comentario:

Red Wine...... dijo...

Suicide Blonde es una de esas canciones que puedes pasar oyendo largo rato sin cansarte, auqnue no sé mucho de música INXS agrada al oyente pormedio. Y ni hablar de Hutchence (que en paz descanse)